Quizás mañana

quisiera que todo
fuera más sencillo
no necesitar tus palabras
no depender del amor
no esperar.

quisiera que todo
fuera más simple
no necesitar tus abrazos
no depender de tus besos
no amar.

pero todo es difícil
y mi corazón tiembla
y siempre te espero.

Anuncios

Reflexión

Este último tiempo, me replanteé la importancia de las palabras. Desde chica siempre me gustó leer y escribir. Hace unos años comencé con la poesía, y encontré un refugio. Cuando comencé a tener vínculos, siempre exigí las palabras. Remarcaba lo importantes que eran para mí, aún así luego se las llevara el viento. Desde hace ya unos meses, me pregunto si son realmente necesarias. ¿No son, acaso, las acciones más importantes que las palabras? Hoy me encuentro contemplando una situación que es nueva para mí, y de alguna manera lo tomo como un desafío. No tener las palabras del otro, hace que empiece a prestar más atención a las acciones, a los gestos, a las miradas, etc. Y es un nuevo mundo, y me cuesta. Pero les aseguro que es maravilloso. A veces quiero gritar, pero considero que de esta forma surge cierta honestidad que antes no encontraba. Porque las palabras se las lleva el viento, definitivamente. Pero lo que veo en sus ojos, no.

Grito

estaría mintiendo
si dijera
que no te amo un poco más
cada día
mientras con tus ojos
callas todas mis palabras
me envolves con la mirada
y quedo suplicando, en tu regazo
que no me permitas mentir
porque lo estaría haciendo
si dijera
que no te amo un poco más
cada día
mientras con tu alma
callas todos mis miedos.

Tus alas

hablemos ahora
que tenemos palabras,
que podemos decirnos
cuánto nos esperábamos
y cuándo fue
que cortamos nuestra garganta
y las dejamos volar

el ahogarse con palabras
debía ser la peor de las muertes
por eso yo elegí
estirar mi piel
mirarte a los ojos
y dejarme sangrar

sin poder evitarlo
me enamoré
y finalmente
me ahogué con mis palabras
y las tuyas
encerradas en un frasco
rompieron el cristal
hecho de miedo.

el ahogarse con el amor
es la peor de las muertes
por eso decido morir
feliz, en tus brazos
y el sonido de aquellos cristales
acompañándome para siempre.

Regreso

Pocas cosas son tan frustrantes como quedarte sin palabras. El último poema que escribí aca tiene como fecha 11/09/17. De ahí en adelante, siempre que me senté a escribir fue en vano. Las palabras no salieron, todo lo que quise expresar se quedó atascado en mi cabeza. Viví muchas situaciones que ameritaban expresar mi sentir, pero simplemente no pude. Regresé porque quiero darle palabras a este espacio, que me contuvo en mis peores momentos. Espero no me haya olvidado.

Tormenta

Una gota más de lamento
consiguiendo destruir
todo aquello que planeaba
tan perfecto sonaba
y ahora quiere morir

se abre el pecho
se asoma el esqueleto,
y mis mariposas juegan a bailar
pero en mis sueños todo es ritmo
y al despertar,
es la oscuridad de mi verdad

es el te quiero que callé,
lo que queda ahogado
y de fondo la misma canción.

Y una vez más
mis mariposas se queman
cuando escuchan mi confesión

una gota más de amor
consiguiendo destruir
todo aquello que planeaba
tan perfecto sonaba
y ahora quiere coexistir

 

Anatomía

te sigo
pero mis frustrados pasos

  me detienen

no tengo voluntad
y perdí mi guía de la mano 

de una sombra

que me envolvió y me soltó
hizo que tenga que arrastrar los pies
en esta noche en que quiero y no
ser tuya

digo que te necesito
y enseguida el análisis
el interrogatorio, acechando
midiendo cada una
de mis excusas,
dejando que escuche
los pasos no tan frustrados
del miedo y el dolor
que analiza y descarta
esta necesidad prematura

no te escucho
te grito, te ruego
que hables más fuerte
y así
de rodillas, suplicándote
devolveme a mi estado natural
donde mi voz, sin miedo
y mi cuerpo, aliviado
responde: si, señor.