Carmen

siempre que estuve
a punto de caer
no fueron otras manos
ni las palabras de Dios
las que me levantaron

siempre que estuve
a punto de rendirme
fue tu luz
inmenso amor de madre
el que me trajo de vuelta

no estaría yo intentándolo
de no ser
porque cada día me enseñas
a vivir y descifrar
este misterioso recorrido

la frialdad de tus manos
el aroma del abrazo
y tu constante protección
cuando mil pasos voy dando

¿podré entender aquel amor?

 

Vuelvo

Me siento identificada.

Lauro bresanovich

Vuelvo

Para sentirme insignificante

Al lado de tanto bosque

Vuelvo

A respirar el aire puro de la montaña

Y entender

Que la ansiedad no es natural

Es consecuencia de la ciudad

De un ritmo que no necesito

Me alejo para volver

Para sentir la meditación de caminar sin hablar

Del mate caliente en la nieve

Las respuestas están acá afuera

Pero están disfrazadas

De eucalipto

De lago

De coyotes

Sabemos que están acá afuera

Y siempre volvemos para acordarnos

Que somos animales

Que el tiempo pasa

Y que la vida es esta

Ver la entrada original

Resplandor

el conflicto del vacío
el miedo de que no estés
pero de saber
que aunque estás acá
en realidad
te fuiste
y un cuerpo no me basta

lo cotidiano sin vos
el mensaje que no llega
mis manos temblorosas
y yo
suponiendo que estabas
y el recuerdo no me basta

así que me siento a esperar
a rellenar un agujero negro
de palabras y momentos
(que existieron o no)
y una figura extraña, aparece

se expande, me ilumina
de repente floto en inmensidad
no hay impacto, no hay vacío
es un rescate inesperado
y tus brazos me bastaron para siempre

Desconexión

me brotan
pensamientos impuros
desde la perspectiva de
fluir entre deseos
y ofrecimientos
sobre lo más intimo
de mi piel

dejándome llevar
por el éxtasis
de mi y tu locura
aterrizo sobre tu lengua
y vuelvo a volar

se quema mi piel
se hunden las sábanas
y súbitamente
floto en electricidad

sueño profundo
y ya no soy yo
(me convertí en un grito sosegado)

Farsante

que importa si soy yo
o es otra
la farsante, la oculta
el juego es el mismo:
una habitación roja
y mi cuerpo
en ataduras.

que importa si respiro
si tiemblo o dudo
el fin es el mismo:
tu mirada
anulando mis miedos
sobre mi cuerpo desnudo.

el poder, el querer
mi insaciable predisposición
y vos aprovechándote.

te encanta lamer mi desesperación

Copia

la continua sensación
del miedo a la repetición
de no saber qué hacer conmigo
y el amor que me duele en todo el cuerpo

de repente la catarsis
la danza de los reclamos
imágenes proyectadas en mis ojos
me convierto en un cine de los lamentos

que si prometo laburarlo o no
cambiar mi esencia, y los mambos
pero no hallo comprensión
y aparece el ego apuñalandome

¿por qué permitís estos disparos?
porque puedo, porque quiero
y porque ante todo
perdón por tan poco.

Entre disparos y consuelo

al principio se siente como evolución
pero de pronto parece miedo
y me toca caer

las recibo como balas
creo poder soportarlas
pero no soy tan fuerte
y de pronto la vulnerabilidad

dudo que percibas el impacto
ni la fuerza, ni la velocidad
pero una vez que disparas
tu oscuridad parece disiparse

de pronto tu sonrisa,
tu caricia en mi mejilla
y tus brazos abiertos
para el consuelo de tu ironía

me dejo caer en ellos
y tiemblo y me entremezco
pensando qué vendrá después
de haber tocado fondo.

Infrarojo (lo que no vemos)

siento tanto
que ya no sé qué siento
si respiro o voy muriendo
en cada golpe de gravedad.

pienso tanto
que ya no siento
forzando lo que es
y mintiendo las verdades
que oscuras se hallan
en el fondo de mi

vivo poco
en base a lo que siento
y pienso, qué desgracia
no aprovechar un cuerpo
no llenarlo de posibilidades
y hacerlo sentir inmenso.

siento, pienso
vivo, recorro
siempre peleándome
con todo aquello interno

Morite (en mi)

todavía duele
lo que no dije
lo que hice
y lo que guarde para después

todavía duele
porque sé que me convertí
en ese cubo negro
del que tanto hablabas
y con el cual muriera (hoy)

pienso en tus palabras
noches enteras
queriendo matarte
por todo lo demás que callaste
y tu sangre ahora lo recorre.

todavía duele
las promesas imposibles
la esperanza de pegar
lo que ya se había roto
y que quién más que yo
quería arreglar.

no aparezcas más
no necesito tu recuerdo
fuiste, sos y serás
un cubo negro
vacío por dentro
y cobarde por fuera.